Me acuerdo


Author - Fátima R. Arroyo
---Tomé la idea de Jesús Carmona-Robles ( https://lechedebruja.blogspot.mx ) quien a su vez tomó la idea de Joe Brainard de su libro “Me acuerdo” o “I remember”

Me acuerdo de la casa de madera que mis padres me compraron en el “Día de reyes”, sólo porque lo vi en una película americana. Me acuerdo del gato que mi hermana estampó contra la pared cuando estaba jugando con él, esto porque odiaba a los gatos (en especial los recien nacidos). Me acuerdo que mí madre no podría dormir porque nuestra casa estaba hipotecada. Recuerdo cuando me gustaba Víctor en la primaria y él me ignoraba. Me acuerdo a Víctor a sus 21 años enamorado de mí y yo no sentir nada ya. Recuerdo mi primer beso y la primera vez que me casaron con Victor en una “kermesse” del colegio. Me acuerdo decir groserías en el colegio y no caerle bien a mis amigas. Me acuerdo que Víctor me llamo “marimacha” cuando teníamos 8 años, sólo porque “decía muchas groserías”. Me acuerdo estar feliz de que me sacaran del colegio y me metieran a una escuela pública. Me acuerdo no tener computadora y pensar que tenerla era para personas con dinero. Me acuerdo que mis primas sí tenían una y no me la prestaban. Me acuerdo que me daba pavor tener mi primer período. Recuerdo decirle a mí mama que tenía manchitas en mis bragas. Me acuerdo sentirme feliz de ser “una mujer”. Recuerdo el primer libro que leí completo. Me acuerdo que era Cumbres Borrascosas. Recuerdo no haberlo apreciado como debía y leerlo dos veces después en la prepa. Me acuerdo la primera vez que escribí porque me sentía sola. Me acuerdo de un maestro sustituto en la primaria que nos preguntó: - ¿Qué quieren ser de grandes? Me acuerdo de sentirme orgullosa porque el maestro dijo: -Que padre. Me acuerdo preguntarme por qué no había estudiado letras españolas y envidiar a los que estudian la carrera. Me acuerdo tomar una clase de Sintaxis en la facultad de filosofía y letras para escribir mejor mis oraciones. Me acuerdo el día que egresé de la universidad y no sentirme feliz por ello. Me acuerdo cuando comencé a escribir mi primer libro de cuentos que trataba de una niña inspirada en mí misma. Me acuerdo que tenía 13 años cuando decidí que quería ser escritora. Recuerdo preguntarle a mi madre qué estudiar para llegar a serlo. Me acuerdo que mí hermana dijo: Filosofía y letras, y desde entonces quise estudiar lo mismo. Me acuerdo la primera vez que me sentí enamorada y fue de dos niños, Diego y Victor. Recuerdo que los dos se peleaban por ser mis novios y me ofrecían cuatrimotos y jugar con lodo. Me acuerdo que despues no le gustaba a ninguno de los dos. Me acuerdo cuando entré a la escuela pública y sentirme de nuevo solitaria. Me acuerdo de mí primera vez y sentirme al día siguiente culpable. Me acuerdo cuando exploraba mi cuerpo cuando era niña y no saber que la sensación de siempre había sido un orgasmo.Me acuerdo cuando la señora que me rentaba un cuarto en la universidad, me prohibió meter hombres a la casa. Me acuerdo cuando el primero de mis novios me susurro “Para mí aún eres virgen”. Me acuerdo de mi mamá llorando en la sala cuando se murió mi abuelita. Me acuerdo cuando me asomé por la azotea de un edificio en Guanajuato y pensar ¿Por qué no me aviento? Me acuerdo de la primera vez que le escribí un poema a alguien. Me acuerdo que era muy malo. Me acuerdo de haber visto “Titanic” en el “Cine Gemelos” en Irapuato y no entender porque mi mama estaba llorando. Me acuerdo que me gustaba el sandwich con catsup, solo porque mis hermano así se lo preparaban. Me acuerdo de la primera vez que mi maestra me pusó un sello de “Plática mucho en clase” y no querer volver a platicar con mis amigas. Me acuerdo que tenía tres amigas en el colegio: Claudia, Fátima de los Angeles y Joceline. Me acuerdo cuando les marcaba a su teléfono y ellas no querían hablar conmigo más. Me acuerdo cuando no tenía amigas en la primaria pública. Me acuerdo que en la secundaria tampoco tenía amigas, cuando estaba en el turno vespertino. Me acuerdo que por eso comencé a escribir en la computadora de mi hermana. Me acuerdo que mí hermana eliminó mis cuentos para que no volviera a usar su computadora. Me acuerdo de las veces que lloré porque mis hermanas me consideraban más fea que ellas. Me acuerdo de tener tres hermanas y dos hermanos.  Me acuerdo de la expresión de sorpresa de las personas cuando les digo que somos 6 hermanos en mí familia. Me acuerdo de mi madre decir: “Pero es que yo siempre me cuidaba”. Me acuerdo de sentirme una casualidad errónea de la concepción. Me acuerdo cuando me contaban que yo había nacido en el hospital “Santa Teresa” por parto natural y sin asistencia de ningún médico, justo cuando a mi madre ya se le había rotó la fuente. Me acuerdo que nací así, porque el médico de mi madre había olvidado la cita. Me acuerdo sentirme orgullosa por haber sobrevivido en mis primeros segundos de vida. Me acuerdo de contar siempre esta historia. Me acuerdo de querer impresionar a las personas cuando les cuento que mi abuelita mató a un hombre. Me acuerdo que mi apellido fue comprado por mi bisabuelo cuando quería huir de la autoridad en épocas de la Guerra Cristera. Me acuerdo que mi apellido debería de ser “Negrete” y no “Arroyo”. Me acuerdo que a mi ex – novio le daban miedo los payasos, y yo me burlaba de él por ello. Me acuerdo que mi ex – novio tenía los dientes chuecos y amarillos y aún así me gustaba besarlo. Me acuerdo que no hace mucho me daba asco acordarme de eso. Me acuerdo que cuando terminé con él pensé que jamas me volvería a acostar con nadie. Me acuerdo haberme acostado con alguien no muchos meses después. Me acuerdo cuando mis amigas lloraron porque había acabado la serie “Rebelde”. Me acuerdo de la primera vez que mi madre me dejó ir a una pijamada. Me acuerdo que fui la última en irme porque se le había olvidado pasar por mí. Me acuerdo cuando en la escuela pública, la madre de una de mis amigas me llevó a mi casa, porque  mamá olvidó de nuevo pasar por mi. Me acuerdo cuando le dije a mi ex novio “Me gustan mucho tus lonjitas”, y él se enojo toda la tarde conmigo por mí comentario. Me acuerdo que íbamos a ir a comer y me dijo: “me voy a ir a comer un atún para no estar tan gordo para ti”. Me acuerdo que se puso los lentes pero en realidad estaba llorando. Me acuerdo que le rogué que dejara de llorar y estar enojado conmigo. Me acuerdo que cuando terminamos, me reía de él por ese suceso y ademas llamarle “marica”. Me acuerdo que no me gustan los hombres machistas, ni celosos. Me acuerdo que el último hombre que me enamoró fue malvado conmigo. Me acuerdo que fue por eso que comencé a escribir en este blog. Me acuerdo que por un cuento erótico que le escribí, pude viajar por un premio a la UNAM con mi madre. Me acuerdo sentirme triste porque mi papa no me felicitó. Me acuerdo que la cita más romántica que he tenido, fue en el observatorio de la universidad cuando sucedió la “Luna Roja”. Me acuerdo que ese día descubrí que había la especialidad de “Astronomía” en la Universidad. Me acuerdo haber confundido “Astronomía” con “Astrología”, y a uno de los estudiantes asistentes del evento burlarse de mi de forma sútil, haciendo alusiones y citas a Isaac Newton. Me acuerdo recordar ese día con tristeza y sentarme a escribir historias de ¿Qué hubiera pasado si?  – No lo hubiera besado-, - No lo hubiera invitado a mi departamento, - No le hubiera dicho que estaba enamorada de él, - No le hubiera preguntado ¿Qué buscas?, - No le hubiera contado a mis amigas que él no buscaba ser mi novio,- No hubiera temblado la primera vez que nos besamos en mi departamento.

Me acuerdo, pero ya terminé, no tiene caso seguir en el pasado. ¡Que estúpido ejercicio!

Comentarios

  1. Admiro tu valentía y honestidad. Pronto leeré el resto de tu blog. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario