Oración para soltar amores

Yo decido que lo debo dejar ir. Y no es que fuera mío, pero mi pecho cargaba con el como si fuera penitencia. Lo dejo ir de esta carcel, porque a pesar de que mi cariño era sincero y desmedido, y tenía las mejores intenciones de hacerlo crecer para formar una pareja, no pudo materializarse. Porque las parejas involucran a dos personas y si la otra no está en la misma sintonía no puedes culparla o colgarle responsabilidad que ellos mismos no desean tomar. Porque a pesar de que en mi afán de demostrarle mi amor, tuve que sentir algunos golpes que me dejaron dolor, alguna vez sentí felicidad y esa felicidad se tradujo en bienestar y es por ello que debo estar agradecida con el. Porque siempre fue sincero y todas las veces que nos vimos la pasábamos muy bien. Porque seguir con el sería continuar teniendo la esperanza de que algún día sentiria algo distinto a lo que ya habia sentido antes hacia mí. Y eso ya no iba a poder ser así.
Pero sin recriminarle se lo agradezco y lo entiendo. Porque somos simples personas que no todo el tiempo tomamos las mejores decisiones, porque los humanos somos libres de hacer lo que nos venga en gana y es ahí donde radica la belleza de nuestra raza. No podria culparlo de nada sino solo desearle que sea feliz. Que encuentre una mujer que lo cuide y lo comprenda y pueda ser compatible con todo lo que el representa. Le mando luces y espero que toda su vida vaya bien, porque algo mejor también me espera a mí y al final no somos más que seres caprichosos en un mundo maravilloso, que no sabemos cuando acabará pero aquí estamos luchando día a día porque valga la pena la estancia. Por ello agradezco a la vida por el milagro de coincidir y el milagro de podernos alejar, pues siempre hay segundas oportunidades y nunca nada esta dicho en definitivo. Porque puedes enamorarte mil veces y las mil veces será difícil. Por eso me amaré y me cuidaré para que así cuando encuentre el corazón adecuado, pueda cuidarlo y respetarlo así como he aprendido a querer al mío. Espero poder leer esto cada vez que me sienta desdichada. Saber escribir, es al menos una gran dicha. Poder plasmarlo y expresar los sentimientos en palabras también lo es. Por ello agradezco a la vida tener la dicha de contar con estos dotes, de amar, escribir y no tener miedo de hacerlo. Ahí radica la belleza de ser mujer y ser humana, de ser fuerte y sensible, de ser como debo ser.

Comentarios

Publicar un comentario