Y te pienso

Te he tenido en mi mente,
En mi boca,
En mi vientre caótico,
En los senos eternos,
En mis tormentas sin luz,
En mis dudas de noche,
En las gotas que emanan mis ojos,
En la herida que rascas,
En los lienzos color blanco,
Y en la inspiración que señala tu cuerpo melancólico.
Y te pienso
Como una figura inalcanzable,
Deshecha,
Imaginaria,
Mustia,
Repetitiva,
Como si jamás hubieses estado dentro de mí.
Ni yo misma puedo salvarte aún si nunca has sido condenado,
Ni yo misma entiendo la sentencia de tu hábil desprecio,
No he logrado revertir la ola de placer que arroja tu nombre,
No he podido retirarme a mí misma de las más bajas fantasías y anhelos.
Te encuentro así
Pero sin mirarte,
Estoy tendida en una cama de dudas,
Refugiada hábilmente en el silencio,
Sobre borrascas de tormentos,
Resguardada en la única dimensión que te recoge,
Mientras mis sonámbulas esperanzas,
Se tropiezan con tu orgullo,
Y te pienso
Trazando siluetas sobre tú figura fantasmal,
Te llamo, y mis labios se lesionan deletreando tu nombre,
Te desprecio, cuando mi lengua se resiste a ser amada,
Y en la oscuridad, mis manos palpan inquietas un por qué,
Y te pienso
Despiadado, te has marchado,
Quizá tu camino este ya trazado,
Me atormenta tu silueta caduca,
La indiferencia de tus palpitares me bastan,
Para extraviarme en la soledad.
Por eso te pienso,
A pesar de que tu mirada gélida se me interne sin remedio,
Pensándote por pensarte,
Saciando la explosión calorífica,
Sometida al azul de mis miedos.
Pero vuelvo a pensarte,
Buscando ordenar el caos,
Necesitada de proyectarte mi luz,
Temiendo que te empeñes en apagarla.
Y te pienso,
Con la llama luminosa casi extinta,
Deseando que eches combustible a mis ilusiones deshechas.
Y me piensas,
Pero no para proyectar hacia mi inercia tu luz,
Sino para saciar el carbón que muerde tus adentros,
El mismo,
que te ha dejado en su lugar un hoyo negro,
Que arrastra y se alimenta,
De mi ingenua luz errática.
Y te sigo pensando,
Violenta como un astro oscuro,
Agotada, en la contracción de mi caos,
Fugada y sin luz,
Soy estrella muerta sin final, ni pasividad.
Por eso te olvido,
Perdida, busco otra explosión,
Que vuelva a dar origen,
A este todo,
Que llamamos,
Amor…

Comentarios