¿De dónde saldrán los genios en este tiempo?

Basta con teclear algunas veces en el buscador, las biografías de los más grandes escritores de la época contemporánea, algunos hijos de familias acomodadas, algunos otros, con una vida difícil y una carrera poco reconocida. Mi maestro de comportamiento político bien lo dijo:
-Ya no hay genios como el maestro Dalí en estos tiempos.
Y cómo van a haberlos. Cómo volveremos a tener un Octavio Paz, o un Carlos Fuentes. Si las redes sociales nos absorben y nos embaucan, y nos hunden en un mundo de sumisión, idolatría y falsas apariencias. Donde la belleza real no importa sino cuantos “likes” obtengas en tu página. Cómo van a haber personas que se dediquen al arte, si todo el tiempo se han encargado de menospreciarlo, si ya cualquiera puede ser artista con que lo suba a las redes. La gente se conforma con toques de humo idiota, no hay incentivos para mejorar, solo para presumiblemente demostrar que un video te da “status” conforme a los millones de idiotas que lo han visto.
No habrá otro Dalí, ni Picasso, ni Diego Rivera. Renunciemos a eso desde ahora. Sólo habrá gente idiota que se sume a la nueva era digital. Idiotas los que caemos y que no entendemos lo presos que somos de la distracción y la ignorancia. Esta es la nueva forma de las clases dominantes para oprimirnos. Las nuevas generaciones ya no creen en valores, ni en méritos. Las nuevas generaciones creen que por compartir un comentario inútil en Facebook o en Twitter, basta para lograr un cambio que nunca hace mención de llegar. Las ganas no bastan, se debe aspirar a la revolución de las ideas.
Los grandes cambios sólo se dan gracias a ellas, los grandes cambios llegan, cuando hay personas grandiosas que confabulan para que se obtenga. Cuando el ingenio y la sabiduría se cristalizan para obtenerlo, es ahí donde se puede esperar un “gran cambio”.
La humanidad avanza cada que hay una crisis, la humanidad se vuelve grandiosa cada vez que pasa a través de la adversidad. Pero en estos tiempos, lo único que observo son nuevos tipos de adversidades de las que todos pasan la vista. Y la tristeza es que la humanidad posmoderna esta embobada con compartir imágenes desastrosas, pero poco hace para mover un dedo y cambiar su realidad propia. ¿Cuándo seremos capaces de superar las nuevas adversidades? ¿Cuándo entenderemos que compartir una imagen no hará gran cosa? ¿Cuándo comenzaremos la revolución de las ideas?

La respuesta siempre está en la humanidad, pero sobre todo en la unión de los individuos. Mientras más alejados estemos los unos de los otros, menor será el consenso. Es absurdo luchar contra la tecnología y los medios, pero más absurdo es creer que embaucarnos en ellos nos traerán por arte de magia la respuesta.

Comentarios